viernes, 18 de mayo de 2018

Bajo el sol de La Guajira (2)

Esta es otra toma debajo de la enramada. Para aprovechar la vista y entregarse al sosiego y a la meditación.

La vía de la playa

Esta es una de las vías alternas para ir a El Moján o Guajira. Se acorta varios minutos la ida. Es tranquila, pero esta vigilada. Hay ventas de pescado, yuca y plátanos. Es mejor aprovecharla en el día por la luz. Se toma luego de cruzar por Santa Cruz y sale casi en la Paila Negra. 

miércoles, 16 de mayo de 2018

Bajo el sol de La Guajira

Ya no se puede salir de Maracaibo por el tema de los cauchos, el aceite lubricante, etc. Viajar a La Guajira es difícil por la masificación de la gente en la vía que va a Colombia a vender sus cosas o sólo para pasar al otro lado. Va mucha gente. En el Core 3 se forma la cola de los listineros que van a llevar cosas al otro lado y deben contar con el permiso de la Guardia.
Llegar hasta allá es una odisea. Un viaje habitual de hora y media ahora son más.
Es mejor quedarse en Sinamaica y contemplar el ⛅

Colas y colas

En el día a día en que la vida debe fluir y andar, en que las rutinas deben ser rutinas y, sin darnos cuentas, simplemente ocurrir. Pero ahorita en el país, en la ciudad, cada hecho trivial se vuelve difícil.
Dicen que son los apagamos que desprograman los llenaderos de combustible. Ahora son los camiones transportadores que no tienen cauchos, aceite o respuestos.
También hay colas en los bancos, en los hospitales, en los mercados, en la calle esperando el autobús.

lunes, 2 de abril de 2018

Tío Primero

Tío Primero era un hombre muy saludable. Muy vital, muy enérgico. Siempre alardeaba de su vigor porque se alimentaba de la manera tradicional wayúu. Nada de alimentos procesados. Era únicamente proteínas y productos de la siembra. También presumía de su fortaleza a la hora de beber licor. Podía estar días bebiendo.

Ya rondaba los 70 años cuando tuvo su primer infarto. Fue uno anterior extenso. Posteriormente siguió un periplo de eventos similares. Tuvo otra angina y requirió un cateterismo cardiaco con angioplastia múltiple. Luego de eso vino una revascularización donde pude presenciar una taquicardia ventricular y me tocó darle resucitación en la habitación junto a mi compadre cuando lo estábamos visitando. Entre los dos lo llevamos a la UCI. Salió de esa.

Luego de esa tuvo una bradicardia por un bloqueo AV y tuvo un ictus embólico que le dejó afásico. En esa experiencia salió con un marcapaso. 

Asi que teníamos a un tío muy querido que estaba aprendiendo a hablar nuevamente y que nos estrechaba la mano con fuerza al saludar para intentar decirnos que aún quedaba él para rato. 

Últimamente estaba un poco renuente a la dieta, pero sí se tomaba sus medicinas. Como no hablaba gemía. Entre las pocas palabras que decía estaba el nombre de su inseparable esposa. 

Finalmente, hace pocos días, presentaría posiblemente una arritmia, partió a Jepira a reencontrarse con sus ancestros. Se fue como bajar un suiche. Sin sufrir, sin agonía. 

A pesar de que su nombre no es Primero sino Segundo, él era el primero en todo, era muy solidario, era muy dado, alegre, jovial. Por eso quiero recoardarlo como tío Primero. 

viernes, 30 de marzo de 2018

Compartiendo con Rudy

Pude conocer a Rudy Lukamba. Fui a acompañar a mi esposa que lo había conocido en Caracas y estaba de visita en Maracaibo en el marco de unas actividades de la Cruz Roja Internacional.


Rudy es obstetra, es de El Congo, sobrevivió al Ébola haciendo uso de las prácticas ancestrales de su pueblo para manejar la enfermedad. El le había referido a mi esposa que de manera cíclica la enfermedad se presenta en las regiones africanas como una manera de controlar al hombre y su asedio a la naturaleza. Su pueblo había aprendido a reconocer esas señales y conocía cosas para mantenerla a raya. Cuando la sufrió, decía, lo trataban peor que a un perro. Le tiraban la comida de lejos y nadie quería hacer contacto con él. Las personas que estaban con él, sus compañeros de trabajo, todos murieron. El no desarrolló la enfermedad.


Cuando lo fui a ver quedé realmente impresionado. Es una persona muy alta y educada al extremo, humilde, disciplinada, respetuosa. Nosotros llegamos con retraso a la cita y cuando llegó el médico de su proxima reunión se excusó con toda la educación posible y siguió con nosotros.


Intercambiamos impresiones de la situación actual y de cómo la estábamos llevando los venezolanos. En las reuniones, contaba, sólo se oían quejas y más quejas. Hubo un momento que dijo que ya no quería escucharlas más. Esta crisis es fuerte, pero no es nada para lo que han vivido otros pueblos.


Quise venir a Maracaibo porque esta parte de América se engrana perfectamente con la parte de África donde está el desierto, cuando eran un solo continente. Pero que la mayoría del desierto quedó en África.


Dice que la gente de climas calientes es más alegre, es más afable. Al contrario, la gente de climas fríos es más triste, menos dada.


Rudy es hijo de un rey. Tenía extensiones de tierra. Cuando él falleció mucha gente fue a su sepelio. La noticia se dio por el sonido de los tambores. Eso se hace con un repiqueteo muy particular. La noticia se esparció con ese sonido. Cuando la gente llegaba le decían que las noticias decían que había muerto alguien muy importante, alguien muy querido. Al enterarse que era Michelle Lukamba, entristecieron. Otra cosa en común que tenemos es que la musicalidad está inmersa en nuestra cotidianidad. Así es África. Esa tierra amable, férrea, imponente, tiene mucha musicalidad, en la forma de hablar las personas, en las historias. La gente cuenta las cosas con canciones.


Su padre le decía siempre que no fuera un médico porque su padre quería que así lo fuera. Hazlo por la gente. Sé un médico para la gente, no para mi.


Lamentablemente no pudo verlo graduado, pero habría estado sumamente orgulloso de él.


Nos quedamos con ganas de seguir escuchando de él, de sus historias, de su forma de ver las cosas.


Pronto terminará su misión en la Cruz Roja. Ojalá pueda venir a visitarnos luego para poderles mostrar otras cosas que se quedó con ganas de conocer.

miércoles, 7 de febrero de 2018

Repaso endocrinopatías

Las enfermedades endocrinas producen signos y síntomas, algunos muy claros y otros poco específicos. Los especialistas son los endocrinólogos. Deben venir de hacer medicina interna, por lo general, o pediatría, en el caso de profundizar en niños.
Son patologías en los que hay que pensar cuando coinciden algunos de estos síntomas y signos clínicos. Todas varias de acuerdo a la hormona que este afectada, bien sea en escasa o nula producción (hipo) o aumento (hiper).
Hay algunas que son muy típicas y otras que hay que echarles coco. No es sólo pedir las hormonas en sangre. Es saber pedirlas. A veces hay colegas que, sospechan algunas, piden toda una batería de pruebas, sabiendo que éstas son muy costosas. Hay que saber utilizar eficientemente el recurso.
Vemos, entonces, cómo esa mujer joven que no queda embarazada, con cefaleas o trastornos hormonales, hay que sospechar una hiperprolactinemia. También ocurre en el hombre y produce disfunción eréctil.
Los problemas de tiroides también dan clínica en el hipo o en el hiper. A veces una opuesta a la otra. Pero en ambas puede haber aumento del tamaño de la glándula, situación que se llama Bocio.
Si sospechas que alguna paciente o alguien tiene un trastorno hormonal es bueno hacer un completo interrogatorio, examinar bien, anotar hallazgos positivos y hacer el ejercicio. Si hay dudas consultar con un superior.